Evolución tecnológica, ¿nos sustituirán los robots?

Existe la creencia de que la evolución tecnológica provocará una pérdida masiva de empleos y un empobrecimiento generalizado de determinadas capas de la sociedad. Desembocando, finalmente, en una situación caótica, precaria e insostenible.

 

¿En qué se basa dicha creencia?

Esta creencia sobre la cual hemos comenzado a hablar se alimenta de las consecuencias directas de la evolución tecnológica. Lo que la gente percibe a primera vista es básicamente la rápida desaparición de muchos de los puestos de trabajo que bien ocupan ellos, sus familiares o amigos cercanos. Provocando, una sensación de incertidumbre, inseguridad y temor hacia dicho avance tecnológico.

¿Es cierto que los robots van a sustituirnos?

Esta creencia no es cierta y vamos a proceder a explicar en detalle cómo realmente las máquinas no nos van a sustituir aunque claramente cambiarán muchos de los puestos de trabajo tal y como los conocemos.

Para ello hemos de retroceder en el tiempo y analizar uno de los grandes hitos que han transformado nuestra sociedad. Permitiendo y fomentando un progreso y avance tecnológico rápido y constante que ha ido forjando nuestro entorno actual.

 

El nacimiento de internet

Desde la aparición de internet en 1983 fruto de la Guerra Fría se fue forjando un sistema de comunicaciones mediante la conexión de computadoras a una red descentralizada que resultaba inmune a ataques externos.

Poco a poco esta red se convirtió en un medio de comunicación no solo enfocado a fines militares sino para universidades, centros de investigación y particulares dando lugar a la World Wide Web.

Este invento totalmente innovador y disruptivo cambiaría completamente la faz de la tierra. Alterando la forma mediante la cual accedemos a la información, nos comunicarnos, nos entretenemos y trabajamos. Esta formidable tecnología ha permitido un avance constante y acelerado de la sociedad, provocando un entorno cada vez más cambiante e impredecible.

Entorno VUCA

Nos encontramos en un entorno VUCA; completamente volátil, incierto, complejo y ambiguo. Este afecta directamente al entorno laboral. Los trabajos mecánicos, repetitivos y de bajo valor añadido son cada vez menos demandados por las empresas. La automatización, es decir, la aplicación de máquinas, programas informáticos y procedimientos automáticos permite llevarlos a cabo aumentando la productividad, reduciendo el porcentaje de fallo y el tiempo de ejecución entre otras. Es por ello que dichos puestos de trabajo se encuentran en decadencia e irán disminuyendo hasta su prácticamente desaparición.

Los puestos que predominaran cada vez más son puestos de valor añadido. Aquellos donde el trabajador no simplemente realice una tarea mecánica previamente aprendida o memorizada sino que deberá aportar matices y cualidades propias del ser humano que una máquina no pueda aportar como pueden ser: la empatía, la iniciativa, la creatividad, el trabajo en equipo, la adaptabilidad, el liderazgo, el razonamiento crítico…

 

Evolución tecnológica y desaparición de determinados puestos de trabajo.

Podemos encontrar gran cantidad de puestos de trabajo que han ido desapareciendo a medida que avanza la tecnología mientras otros se encuentran en en vías de desaparecer:

  • Carteros
  • Agricultores
  • Leñadores
  • Reporteros de periódico
  • Agentes de viajes
  • Trabajadores de imprenta
  • ETC

Estas desapariciones han dejado a miles de personas sin su principal puesto de trabajo. Trabajos a los cuales han dedicado una vida entera y posiblemente, sean su única fuente de ingresos.

Sin embargo, existen varias formas de enfocar o interpretar dicha situación y justo por una de ellas se ha ido forjando esta falsa creencia.

  • Interpretación negativista

Generalmente, la primera impresión tras presenciar la rápida desaparición de dichos puestos de trabajo, más aún si somos nosotros los perjudicados, es mayormente negativa. Esto nos hace acusar al avance tecnológico y a la sustitución directa de las personas por máquinas.

  • Interpretación positivista
    Sin embargo, debemos verlo desde otra perspectiva. La necesaria y tan demandada evolución tecnológica trae consigo, como es lógico, innovaciones que claramente dejan en desuso algunos puestos de trabajo. Estos son generalmente repetitivos y de bajo valor añadido. En cambio, esto no es más que necesario para el correcto avance de la sociedad y no es más que la consecuencia de lo que nosotros mismos demandamos.

El kit de la cuestión, reside en que mientras algunos puestos de trabajo van quedando obsoletos, el progreso tecnológico va generando a su vez miles de puestos nuevos.

 

Todo reside en reinventarse y adaptarse a la evolución tecnológica

La tecnologización, como hemos dicho anteriormente, demanda cada vez menos puestos de bajo valor añadido que demanden a su vez tareas rutinarias y repetitivas.

Es por tanto que los robots se encargaran de dichas tareas mientras nosotros nos encargaremos de realizar las más creativas y por tanto de mayor valor añadido.

Culpabilizar y acusar la evolución tecnológica no es más que tirar piedras sobre nuestro propio tejado. La solución reside en anticiparse a los cambios, aceptar que nos encontramos en un entorno VUCA y que solo existen dos opciones: reinventarse o morir. Así como tendrán que hacer los taxistas ante la llegada de los VTC como bien explicó Bandhi anteriormente en el PRIVILEGIÓMETRO, ¿aún no lo has visto?

¿Qué te ha parecido?
(Votos: 1)

Artículos relacionados

1.- ¡Armen filas!

https://cdn.fs.teachablecdn.com/0XwKd66lRE67jJFryd5e ¡Empieza la revolución! El ataque del villano tenía que llegar tarde o temprano. Sí, existe un villano, existe un infame ser que tiene esclavizado…

Comentarios