La Enseñanza Libre

La educación en casa y los métodos alternativos pueden ser el futuro de la enseñanza.

La raíz más importante que genera todos los problemas en el mundo, es la educación y más en concreto la infantil. Como nos han educado marca el camino que recorremos a lo largo de nuestra vida. Entender la revolución que este tipo de educación brinda nos permite entendernos mejor a nosotros mismos comparándolo con la educación que nosotros tuvimos. Un ejemplo que se entiende, gracias a esta alternativa de libertad, es el por qué muchos estamos tan condicionados al principio de autoridad.

La principal razón de los padres es que, mientras la enseñanza tradicional ha fracasado con muchos alumnos, con un aumento del abandono escolar y un gran desinterés por los estudios, la enseñanza libre mantiene un ideal de enseñanza donde no existe ese abandono, y además provoca en el alumno un interés natural por aprender.

El fracaso de la escuela tradicional se basa básicamente en impartir las mismas materias por igual a todos y pretender que aprendamos al mismo ritmo. Se elimina la creatividad, las enseñanzas artísticas, todo aquello que nos incite a salirnos fuera de las normas y se aplican metodologías rígidas donde el alumno es un mero espectador del discurso del profesor. Por eso, actualmente los padres ven cómo el sistema educativo muere ante las nuevas generaciones que demandan una alternativa más intuitiva y activa.

Por otro lado, la enseñanza libre se basa en el respeto, se aprende experimentando no memorizando, se enseña a colaborar no a competir, los niños aprenden cada uno a su ritmo, los errores son vistos como parte del aprendizaje, no se coarta la creatividad, y requiere una mayor implicación de las familias. Se da mucha importancia al acompañamiento emocional, la empatía, las consecuencias lógicas en vez de castigos, y el aprendizaje se estimula a través de los impulsos curiosos de los propios niños, sin ningún temario preestablecido. El profesor se iguala al alumno y pasa a ser un simple orientador del aprendizaje. El resumen de su ideología se da en la famosa frase de Benjamin Franklin: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”.

La educación libre hace más felices a los niños
Se ha comprobado, a lo largo de esta última década, que los niños que van a estas escuelas son más felices, aprenden las mismas cosas que en las escuelas convencionales y no existe el abandono escolar.

 

Valoración media del curso:

+5 inscritos
No inscrito

Curso Incluye

  • 10 Clases

Comentarios